Calpe Institute of Technology, desempeñando el papel de Ingeniería tal y como se define en la ITC MIE AP6, oferta sus servicios a todas aquellas empresas relacionadas con el sector petroquímico para la elaboración del Manual de Diseño empleando el código ASME como sistema de cálculo. Para ello CIT cuenta con el Software "CIT VESSEL", de desarrollo propio, que está destinado a la obtención de los cálculos justificativos de forma rápida y eficiente.

CIT Vessel se encuentra en la fase de pruebas previas a su comercialización.

Orígenes del Código ASME Sec. VIII Div. 1.

A principios del siglo XX y finales del anterior, no existía ningún criterio a la hora de diseñar calderas y recipientes a presión. Como consecuencia de esto, en Norte America se produjeron unas 10000 explosiones en calderas entre los años 1870 y 1910. A partir de 1910 la media de explosiones por año pasó a ser 1400.

Tal cantidad de accidentes hicieron que surgieran duras críticas por parte de la opinión pública y se exigieron medidas para remediar dicho tipo de accidentes. Éstas protestas tuvieron sus frutos en 1911 al producirse la creación del "Boiler Code Committee" dentro de "The American Society of Mechanical Engineering" (ASME) que elaboró un Código sobre Calderas, publicado en 1915 y posteriormente incorporado a las leyes de los EEUU y Canadá. Desde entonces ASME ha seguido progresando y ampliando sus códigos, entre los cuales se encuentra el relacionado con el cálculo y diseño de Recipientes a Presión, regulado en la Sección VIII División 1 de su código.

Actualmente ASME es una de las sociedades de mayor prestigio mundial en temas relacionados con el desarrollo tecnológico, educación e investigación.

Uso en el territorio español del Código ASME Sec. VIII Div. 1. 

En el año 1997 aparece en la Unión Europea la Directiva de Aparatos a Presión (Directiva 97/23/CE) que fue transpuesta en España por el Real Decreto 769/1999 y que es de obligado cumplimiento desde el 29 de Mayo de 2002. El código ASME Sec VIII Div 1 es uno de los métodos de cálculo que el Ministerio de Ciencia y Tecnología acepta como válido para asegurar el cumplimiento de dicha normativa, siendo necesario incluir los cálculos justificativos necesarios dentro de la documentación exigida para la legalización de un aparato a presión.

SUBIR