Sección de ruido: Los coches en silencio de Renfe

Coche en silencio de Renfe En la sección semanal sobre ruido en Es Radio Málaga, esta semana hemos comentado el anuncio por parte de Renfe de sus nuevos "Coches en silencio". Se trata de vagones con un especial cuidado en el confort acústico. Para ello, en estos coches los usuarios no podrán mantener conversaciones por teléfono móvil, deberán silenciar todos sus dispositivos electrónicos, y reducirán los mensajes de megafonía a los estrictamente necesarios por cuestiones de servicio.

Además se reducirá el nivel de iluminación, no se ofrecerá servicio de restauración, ni se ofertan tarifas para grupos. Todo ello sin coste adicional para el viajero que quiera comprar plaza en uno de estos coches, y con un objetivo claro: que el viaje sea lo más tranquilo posible para el que así lo quiera.

Algunas de estas medidas nos llaman la atención a los que hemos viajado en tren fuera de España. Es impensable hablar por el móvil, o hablar en volumen alto, si no es en la zona de paso entre vagones. Es una simple cuestión de respeto y sentido común, que por desgracia parecen escasear tanto por estos lares que se hace necesario demarcar un territorio para el silencio.

 

Al final todo es una cuestión de sensibilización y de tener en cuenta a las personas que tenemos a nuestro alrededor. Es por esto que el Laboratorio de Acústica de Calpe insiste tanto y considera que una de sus labores más importantes es la de concienciación sobre que la lucha contra la contaminación acústica empieza por uno mismo. Lo decimos y repetimos: ruido es todo sonido no deseado, y lo que para nosotros es sonido para otro puede ser ruido.

Nos sorprende, y aquí hay lugar para el debate, que una de las medidas para reducir el nivel sonoro en el interior de los "coches en silencio" sea que en ellos no podrán viajar menores de 14 años. Entendemos que a un bebé no se le puede decir que esté en silencio, pero sí que es posible educar a un niño de seis o de diez años en qué lugar y momento no se debe hablar alto. Para Renfe es mucho más sencillo hacer esta criba, pero al final aquí pueden excluir a un sector que, aunque quizás reducido, haya cumplido con su deber de concienciación.

Además se pierde una gran oportunidad de mostrar a los niños que es posible mantener un nivel moderado de ruido. Aprenden con el ejemplo, y los coches en silencio pueden ofrecerles una importante lección de convivencia que, por comodidad, Renfe no les está permitiendo.

En general, es una apuesta interesante, y desde el Laboratorio de Acústica de Calpe esperamos tenga tal éxito que llegue a ser innecesario marcar "coche en silencio" a una zona concreta de un tren.

SUBIR